Screaming Headless Torsos. Fusión de estilos sin límites. Artículo de música en la revista de crítica cultural Cultugrafía.

Screaming Headless Torsos, fusión de estilos sin límites

Screaming Headless Torsos, que en castellano significaría algo así como “torsos sin cabeza y gritando” es una de las bandas de fusión y mezcla de estilos más originales que yo haya tenido el privilegio de ver en directo. ¿Se puede buscar un nombre más esperpéntico para un grupo? El nombre no deja indiferente a nadie y muchísimo menos su música.

En su “escueta” discografía encontramos verdaderas genialidades sin desperdicio alguno, y tristemente, puede que el hecho de que no vendan millones de discos ni tengan millones de fans tenga algo que ver. El mundo de la música es así, tal vez con algunos consejos del jurado de un talent show podrían terminar de catapultarse para llegar a la gran masa y poder afirmar algún día, como dijo el grandísimo John Lennon, somos más famosos que Jesucristo”. Aunque tengo la sensación de que ese no era precisamente su objetivo, ni el de esta genial banda, ni el de ninguna otra que quiera hacer música sin pasar por la “radiofórmula”. Si algo funciona, ¿Por qué cambiarlo? ¿Cuánto daño ha hecho a la música este pragmático planteamiento comercial? No es el caso de S.H.T.

Índice de contenidos:

Los inicios de Screaming Headless Torsos

La banda tiene sus comienzos en 1989, aunque no publicarían su primer álbum hasta 1995. En la formación original encontramos a Dean Bowman como vocalista, Fima Ephron en el bajo, Daniel Sadownick en las percusiones, Jojo Mayer en la batería y a David Fiuczynski en la guitarra.

Fiuczynski es el principal fundador y alma mater de la banda, nacido en 1964, es un importante músico de sesión estadounidense. Ha participado en más de 95 álbumes y se licenció en música en el Conservatorio de Nueva Inglaterra en 1989. Actualmente es profesor en el Berklee College of Music de Boston. Se autodefine como un “músico de jazz que no quiere tocar solo jazz”, y desde luego, se palpa totalmente tanto en S.H.T como en cualquiera de sus otras participaciones.

Como trabajos y colaboraciones más que destacables de Fiuczynski fuera de Screaming Headless Torsos encontramos la gira por Europa en 2005 con el batería Stewart Copeland (Police) con su banda Gizmo. Posteriormente y a partir de 2007 entra en la formación de la pianista y compositora de jazz japonesa Hiromi Uehara participando en la grabación de los discos “Time”, “Control” y “Más allá del standard”

screaming headless torsos en directo. Live.

S.H.T publica su primer trabajo llamado de la misma forma: Screaming Headless Torsos 1995. Imagino que tal vez en aquella época no resultaba tan sencillo grabar un disco, sobre todo porque no se tenían los medios tecnológicos de hoy día, ya que al margen de la publicación y la distribución que siguen siendo costosos hoy, en los 90, había que invertir muchísimo dinero en horas de sesión de estudio de grabación. No existían los home studio de ahora que nos permiten hacer tomas de cada instrumento en casa. El simple hecho de grabar una “maqueta” resultaba muy costoso. Imaginad lo que debía ser grabar, mezclar y masterizar. Por todo esto supongo que la banda anduvo haciendo ensayos y muchas actuaciones en directo, aparte de componer temas propios, rodarlos mucho en los conciertos y arreglar las peculiares y trabajadas versiones que aparecen en este primer álbum de debut de 1995.

Aunque la banda tardara seis años en sacar su primer trabajo, con una sola escucha nos damos cuenta de que es un disco más que pensado, bien elaborado y donde abunda contenido de gran calidad. No es algo que se pueda componer, ensayar, arreglar, madurar y grabar en unos pocos meses.

Temas originales como: “Vinnie”, “Free Man” su enérgico “Smile in a wave”; o versiones como el standard de jazz “Blue in Green” de Miles Davis. Nunca había escuchado a un grupo llevarse un clásico standard de tan lejos, con una forma tan compleja y original de mezclar reagge con afro y un tramo que pasa por heavy metal. Y que decir de la brillante interpretación del cantante Dean Bowman en este tema haciendo un despliegue espectacular de su amplio registro vocal.

Cabe destacar una muy peculiar versión del tema “Little wing” de Jimy Hendrix, con toda su esencia, pero con un solo central de guitarra que lleva el sello inconfundible de Fiuczynski. También nos sorprende mucho la extraña versión del tema “Something” de The Beatles incluido en la reedición, sin duda un trabajo que no tiene ningún desperdicio, aunque pueda irritar a más de un nostálgico Beatlemaniano.

Diez años entre un disco y otro

En el año 2001, la banda publica su primer trabajo en directo, 2001 live! con 10 temas incluyendo algunos temas nuevos junto con otros de su primer álbum de 1995. En este momento se incorpora a la banda el batería Gene Lake sustituyendo a Mojo Mayer, ese mismo año el cantante Freedom Bremner reemplazó a Dean Bowman, este se unió oficialmente a la banda en 2004 apareciendo juntos ambos vocalistas en el álbum Torsos 2005.

El bajista originario Fima Ephron dejó la banda en 2004. Aunque aparece en todos los álbumes, fue remplazado brevemente por Steve Jenkins. En el año 2008 entra oficialmente el bajista David Ginyard hasta la actualidad. Aparte de estos cambios, Screaming Headless Torsos ha contado con importantes participaciones de muchos grandes músicos en sus conciertos y presentaciones: Sofia Ramos (voz), John Medeski (teclados), el rapero Ahmed Best o Reggie Washington (bajo).

Tras 5 años sin presentar nuevos trabajos, la banda lanza en 2010 su sencillo acompañado de un curioso y creativo video «Dead Christmas Trees«, un funeral por los árboles que se cortan en navidad, algo totalmente fresco, nuevo y muy recurrente.

En 2012, la banda tocó en el festival Vive Latino en ciudad de Mexico, uno de los festivales Indie más grandes de América, esto supuso un gran resurgimiento para el grupo que continuó haciendo giras. Se calcula que en el Festival de Jazz al parque de Colombia (Bogotá) tocaron para una audiencia de 20.000 asistentes.

No sería hasta el 26 de septiembre de 2014 la publicación de su nuevo y esperado disco “CODE RED” tras nueve años desde el “Torsos 2005”. Ya tocaba, este nuevo álbum incluye 11 temas, y sigue manteniendo el propio estilo de la banda, aunque con algunas notables progresiones.

El Jazz Rock Progresivo de Screaming Headless Torsos

¿Cómo podríamos definir el Punk Jazz? Tal vez, como tener la libertad de romper las reglas siempre que tengamos como resultado algo creativo. Realmente tiene mucho sentido enfocarlo así ya que para mí, el significado estricto de la palabra Punk es el de aquel que sabe de dónde viene y sabe hacia dónde va, resultando este “concepto” esencial para hacer música. Esto queda muy lejos de “aquellos primeros grupos punk” que se vanagloriaban de no saber música enorgullecidos por tocar malamente sus instrumentos medio desafinados, conformándose con transmitir protesta o denunciar la desigualdad y la injusticia social en sus letras (que no es poco). El punk Jazz es otra cosa, como pensaría J. Pastorius, la libertad absoluta para mezclar o fusionar estilos tan dispares como: hip hop, reagee, funk, música africana, latin, heavy metal, rap, soul, rock, etc. Dejando a un lado lo purista y lo ortodoxo, pero como decía al principio sabiendo de dónde vienen y hacia dónde van, con un dominio del jazz claro y latente.

¿Entonces cuál es el estilo de Screaming Headless Torsos?

Yo diría que Jazz Rock Progresivo, en algunos temas muy fusión y en otros tal vez a modo de mezcla, ya que cada parte de un mismo tema entraría dentro de un estilo concreto, aunque encontramos las partes enlazadas rítmica y armónicamente de una forma más que magistral, y lo más importante, todo dentro de un contexto que ellos mismos generan. Como ejemplo de mezcla de estilos dispares recomiendo encarecidamente la escucha de su versión Blue in Green.

¿Cómo suena Screaming Headless Torsos?

Como ellos solamente. Son totalmente reconocibles entre todas las bandas de su género, el brillante trabajo de su percusionista Daniel Sadownick es algo que no se puede pasar por alto, escuchando el perfecto ensamble con Fima Ephron en el bajo y Gene Lake a la batería funcionando como un perfecto engranaje de alta precisión, en ocasiones con una riqueza y variedad rítmica deslumbrantes, sin olvidarnos de que cuando se requiere suenan con la agresividad y la contundencia de una apisonadora (como ya quisieran muchas bandas puras de rock o heavy metal). Unas armonías extrañas y muy abiertas con una sonoridad inconfundible de Fiuczynski con su guitarra freatless o microtonal aportando ese punto “arabesco”, con su particular fraseo en los solos. Difícilmente encontramos a guitarristas que puedan tocar de un modo tan “loco” dentro y fuera de la armonía, dejando más que claro que sabe muy bien por dónde se mueve y recordándonos -tanto con su sonido como con la forma de usar la palanca- que Hendrix sigue vivo. Y si a todo esto le montamos encima las voces de Dean Bowman o Freedom Bremner con esos increíbles registros propios del mismísimo Bobby McFerrin, es como si tuviéremos cinco o seis increíbles bandas en una.

Lo mejor de todo es que no se necesita una fortuna para tener toda su discografía, y como empecé diciendo, no han sido un grupo de superventas. A pesar de que siguen siendo bastante “minoritarios”, es un grupo reconocido a nivel mundial que desde su comienzo, ha conseguido conquistar a una gran parte de público apasionado por su música. 

Screaming Headless Torsos

Artículo relacionado: